"Como en Bangkok..."

La street food de Bangkok  

Decoración cuidada, cocina auténtica, colorida y creativa, productos frescos y saludables: esta es la receta de  Pitaya para una increíble inmersión tailandesa a través de la comida.

En Pitaya encontrará el espíritu de las calles de Bangkok, los aromas que emanan de los pequeños puestos de street food tradicionales, los colores de los productos frescos, los gestos precisos de los chefs,  y la efervescencia de Tailandia. Todo sucede ante sus ojos y su nariz. Es como si estuviera allí… 

K. Guclu es un apasionado de la cocina tailandesa. A raíz de sus numerosos viajes hace algunos años a este país, creó un lugar a imagen de esta cultura de la calle de gran colorido, en la que los perfumes y sabores se desprenden de los woks de carnes, pescados y verduras frescas elaborados a la vista de los clientes. Pitaya es un verdadero show similar al que se puede encontrar allí, una auténtica invitación al viaje, una inmersión al pleno corazón de Bangkok..   

Nathalie Nguyen, icono de Masterchef y con toda una infancia marcada por una familia de cocineros a pie de calle, se incorpora a Pitaya y aporta la riqueza y eclecticismo de su trayectoria: en 2013 inauguró su propio food-truck asiático, donde adquirió un valioso savoir-faire que transmite cada día a nuestros restaurantes, para que la experiencia sea lo más auténtica posible.

Saboree el Pitaya Rennes

Reproducir vídeo

Saboree el Pitaya Marsella

Reproducir vídeo

Saboree el Pitaya Agen

Reproducir vídeo

Una cocina-espectáculo, al igual que allí

Se sumergirá en las calles de Bangkok, con los carritos tirados por motocicletas y los pequeños puestos, donde cada rincón es un pequeño restaurante ambulante, los aromas atraen y abren el apetito, los sabores especiados se mezclan y despiertan las papilas. El espectáculo capta de inmediato su atención, la agitación de estos chefs que trabajan frente a sus woks, introduciéndole en esta atmósfera cálida y colorida, donde todos vienen a darse un festín caracterizado por la simplicidad y la autenticidad. Esta es la atmósfera de Pitaya.

Productos frescos cuidadosamente seleccionados

Disfrutar de la comida es la clave de nuestros restaurantes, pero de una manera saludable.
La cocina tailandesa es naturalmente buena para la salud, ya que utiliza productos crudos que mezcla, especia, planifica y embellece de manera sencilla. No hay florituras en Pitaya. Todos nuestros ingredientes tienen nombres fáciles de pronunciar y todos nuestros chefs cocinan delante de usted, con total transparencia.

Higiene absoluta

Pitaya sigue normas de higiene muy estrictas y cuenta con un equipo específico que vela por el respeto de las normas, con controles permanentes en cada uno de nuestros restaurantes. Un organismo externo e independiente lleva a cabo auditorías regulares.

El savoir-faire de la street food tailandesa

La cocina tailandesa auténtica posee una fuerte identidad. Está perfumada armoniosamente, con un equilibrio de sabores siempre muy ajustado.
Por ejemplo, las notas de cacahuetes tostados del célebre Pad Thai están compensadas por un limón verde muy ácido y una salsa de soja salada para darle carácter. Encontramos también verduras frescas crujientes en todas las recetas, lo que aporta ese frescor y ese carácter crujiente que domina cada plato. 

Hay mucha exigencia en la street food tailandesa, que parte del amor por el producto óptimo, trabajado y mezclado de forma experta. La tradición y la creatividad conforman la cocina de Pitaya. 

¡Servicio rápido, sí, pero atento!

Lejos de los ambientes de ciertos fast-food, Pitaya le reserva una cálida bienvenida y un servicio de calidad.
En Bangkok, incluso con el ajetreo y el bullicio de las calles, las risas y las sonrisas están al orden del día. PITAYA propone una preparación de cocción al minuto en wok ante sus ojos, ofreciéndole así una total transparencia tanto en la composición como en la preparación.

El servicio es rápido pero atento, personalizado y de calidad. Queremos que nuestros restaurantes sean lugares acogedores, donde se sienta la confluencia de buenas energías para saborear platos elaborados con mimo.